dijous









La cama en la que nos amábamos era un mundo en rotación
de bosques, castillos, antorchas, riscos, mares donde él buceaba perlas.
Las palabras de mi amante eran estrellas fugaces que caían a la tierra como besos
sobre estos labios.
Mi cuerpo a veces una rima imperfecta de su cuerpo, como un eco o asonancia; 
Sus caricias un verbo bailando en el centro de un sustantivo.
Algunas noches, soñaba que él me había escrito. 
La cama una página bajo su mano de escritor. 
Romance y drama interpretados por el tacto, el gusto y el olfato.
Y en la otra cama, la mejor, nuestros huéspedes dormitaban babeando prosa. 
Mi amor vivo y alegre yace en el ataúd de mi cabeza de viuda.

Como él yacía conmigo en aquella segunda mejor cama.

ANNE HATHAWAY

dilluns



TE ODIO TE QUIERO DAME MÁS

A ver, a ver quién rabia más
Quién se lanza más afiebrado,
quién muerde con más ceguera.
A ver, a ver quién busca más voraz
quién llega más bestial
quién embiste y derriba
y toma y desarma más veloz;
quién con más furor come y bebe
y traga y saborea al otro
y respira más vendaval
en este día radiante
que manda amar o morir.

Marcos Silber -Argentina-




Dame lo que no muere


Dame tu aliento animal. Tu viejo semen quieto
y poderoso.
Tu derroche vital sobre las flores carnosas y
esplendentes,
tu barba de enredaderas trepadoras,
tu arrugada dulzura blanca en las chirimoyas
y los perfumes donde te apoyas levemente
como si recordaras despedidas antiguas.

Manuel Castilla