dilluns

Dame lo que no muere


Dame tu aliento animal. Tu viejo semen quieto
y poderoso.
Tu derroche vital sobre las flores carnosas y
esplendentes,
tu barba de enredaderas trepadoras,
tu arrugada dulzura blanca en las chirimoyas
y los perfumes donde te apoyas levemente
como si recordaras despedidas antiguas.

Manuel Castilla