divendres




[...]"Después creé la boca y los labios de la boca, para aprisionar

las sonrisas equívocas y los dientes de la boca, para vigilar las

groserías que nos vienen a la boca."

"Creé la lengua de la boca que los hombres desviaron de su rol,

haciéndola aprender a hablar... a ella, ella, la bella nadadora,

desviada para siempre de su rol acuático y puramente acariciador."

Mi paracaídas empezó a caer vertiginosamente. Tal es la fuerza de

atracción de la muerte y del sepulcro abierto. Podéis creerlo, la

tumba tiene más poder que los ojos de la amada. La tumba abierta

con todos sus imanes. Y esto te lo digo a ti, a ti que cuando

sonríes haces pensar en el comienzo del mundo."[...]

"Los verdaderos poemas son incendios. La poesía se propaga por

todas partes, iluminando sus consumaciones en un estremecimiento de

placer o de agonía."

"Si yo no hiciera al menos una locura por año, me volvería loco."

Tomo mi paracaídas, y del borde de mi estrella en marcha me lanzo a

la atmósfera del último suspiro. Ruedo interminablemente sobre las

rocas de los sueños, ruedo entre las nubes de la muerte.

[...]


LA BELLA NADADORA

PARA LA LECTURA COMPLETA DEL TEXTO

Vicente Huidobro,
Altazor, Prefacio.











Fotògraf : Jeanloup Sieff