dimecres






A CIEGAS















Nos amamos desde el lugar de las palabras
el deseo era una escritura que iba y venía,
ataviada de un presente compacto.

Nos amamos con furia,
siempre indagando en la perversión
que tiene toda historia ficticia.

Nos buscamos en libros y cartas
fuimos el papel y la tinta,
unidos por ojos que nos leyeron.

Por eso lo maté
para amarnos más
y eternizar
el mejor de los finales.

Lilian Elphick