dimarts

Alegoría - Charles Baudelaire














Esta es una mujer de rotunda cadera
Que permite en el vino mojar su cabellera
Las garras del amor, las mismas del granito
Se ríe de la muerte y la depravación
Y, a pesar de su fuerte poder de destrucción
Las dos han respetado hasta ahora, en verdad
De su cuerpo alto y firme, la altiva majestad.

Anda como una diosa y tiende sultana
Siente por el placer fe mahometana
Y cuando abre los brazos, sus pechos soberanos
Demanda la mirada de todos los humanos.

Ella sabe, ella sabe, ¡oh doncella infecunda!
Necesaria, no obstante a la caterva inmunda
Que la beldad del cuerpo es un sublime don
Que de cualquier infamia asegura el perdón.

Ella ignora el infierno y purgatorio ignora
Y mirará por eso, cuando le llegue la hora
La cara de la muerte en un tan duro momento
Como un niño: sin odio, sin remordimiento.

by jUliet

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada